El dinero no da la felicidad pero un BMW ayuda.

El dinero no da la felicidad…. pero si vamos a ser infelices mejor lloremos en un BMW ¿no?

Tras la adquisición de una vivienda, la compra de un vehículo posiblemente sea la transacción financiera más importante en la vida de muchas familias.

A priori podríamos pensar que conducir un coche de gama alta como un BMW nos va a dar más placer que cualquier otro coche de inferiores características. En un estudio de la Universidad de Michigan los investigadores encontraron evidencias de que así sería. Aquellos estudiantes preguntados creían que conducir un coche de gama alta les iba a reportar más placer que cualquier otro vehículo.

A continuación los investigadores preguntaron a miembros de la Universidad cuánto habían disfrutado de la última vez que usaron su coche. Una vez que recibieron la respuesta les preguntaron por sus coches. Interesantemente no encontraron ninguna relación entre el valor del coche conducido y la cantidad de placer obtenido.

En una tercera ronda de preguntas, los investigadores preguntaron a otros conductores que les dijeran de antemano qué coche conducían y sus características, desde la marca de coche al modelo y año de producción. Y sólo entonces, preguntaron cómo les hacía sentir conducir dicho coche. En esta pregunta si apreciaron una relación entre el coche conducido y el placer experimentado.

Parece ser entonces que cuando tenemos en mente las características del coche en concreto es cuando obtenemos más felicidad del vehículo, y sin duda esta es una estratégia usada por los concesionarios de coches. No sólo estamos comprando un vehículo, sino también comodidad con esos asientos de cuero, seguridad con los frenos ABS, eficiencia energética gracias a unas llantas dinámicas y otros extras.

Seguramente cada uno de los extras ofrecidos nos harán la conducción más cómoda y segura. Eso se da por supuesto. Pero cada extra viene con un precio que, por supuesto, somos incapaces de valorar si es caro o barato.

Aunque conducir por placer en un coche de gama alta es fuente de felicidad, lo común son los viajes diarios donde no se observa diferencia alguna respecto a otros utilitarios en los niveles de felicidad.

Y así podemos salir del concesionario no sólo con un coche nuevo pero también con unos neumáticos antipinchazos y unas llantas aerodinámicas de 17 pulgadas, que supuestamente van a ayudar a reducir el el consumo de gasolina. Además, incluiremos una tapicería de cuero que nos ayudará a mantener la depreciación del coche a raya. Al fin y a cabo son sólo 2.500 euros más.

Y cuan niños pequeños una vez que ha pasado el día de Reyes, una vez que la novedad deja de ser tal nos olvidamos del coche y sus características. Nuestra mente se concentrará en los quehaceres cotidianos y se olvidará del vehículo.

Así el coche se convierte así en una herramienta para ir al trabajo, realizar la compra semanal o soportar el atasco de turno. Y en esas circunstancias el BMW nos proporciona similares niveles de felicidad que cualquier otro vehículo.

Volviendo al estudio de la Universidad de Michigan, en una última ronda de preguntas, los investigadores preguntaron a propietarios de coches sobre la última vez que utilizaron su coche por diversión. Y aquí nuevamente los mayores niveles de felicidad se encontraron en aquellos conductores de coches de gama alta.

Si los vehículos de gama alta sólo proporcionan mayor felicidad cuando conducimos por diversión y no en nuestro día a día, quizás alquilar el coche de nuestros sueños cuando queramos conducir por placer, nos proporcionará una mayor felicidad a un menor coste. 

 

Por eso cuando vayas a comprar tu próximo coche sé práctico y pragmático: No te dejes llevar por tu imaginación y olvídate de conducir ese coche de lujo por paisajes espectaculares. La realidad no es tan fascinante como imaginas.

En cambio, imagina el día a día. Intenta visualizar donde vas a aparcar el coche, cuánto tiempo te va a llevar llegar a tu trabajo, los atascos que te va a tocar sufrir y otras situaciones cotidianas. Tu bolsillo te lo agradecerá.

¿Te gusta este blog? Ayúdame a darle la máxima difusión posible en
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE
LinkedIn