El Fondo de Emergencia

En la noche del 14 al 15 de Abril de 1912 ocurre una de las mayores catástrofes marítimas de todos los tiempos. El RMC Titanic choca contra un iceberg y se hunde. Más de 1500 pasajeros mueren en las gélidas aguas del océano Atlántico.

En las investigaciones posteriores al accidente se descubre que el barco no tenía suficientes botes salvavidas a bordo, lo cuál hoy en día sería impensable. ¿O no? Utilizando la analogía del Titanic podemos decir que somos transantlánticos navegando a través de nuestras vidas y sabemos que en cualquier momento un temporal nos puede sorprender. O un iceberg. Y lo preocupante es que muchos de nosotros no tenemos ni siquiera un bote salvavidas.

Carecer de un bote salvavidas capaz de mantenernos a flote en mitad de la tempestad es uno de los errores financieros más comúnes. Este bote salvavidas lo llamamos Fondo de Emergencia, y no es otra cosa que el dinero que hemos apartado para hacer frente a las eventualidades.

1. ¿Cuán grande necesita ser un fondo de emergencia?

Cuanto más inestables sean tus ingresos mayor necesitará ser tu fondo de emergencia. Igualmente, a mayores gastos personales mayor debiera ser el fondo de emergencia.

De esta manera, la cantidad de dinero destinada a tu fondo de emergencia debiera ser entre 3 y 6 meses de tus gastos personales, todo dependiendo de tus condiciones de vida y circunstancias.

2. ¿Cómo usar un fondo de emergencia?

Como un bote salvavidas, el fondo de emergencia no sólo tiene que estar preparado para ser utilizado en cualquier momento sino que también tiene que ser de fácil acceso. Por lo tanto el fondo de emergencia tiene que estar compuesto de una cantidad de dinero suficiente para mantenernos a flote y ser accesible en cualquier momento.

Uno de los problemas de los fondos de emergencia es saber cuando la ocasión es una emergencia y cuando no. Es decir cuando es justificable utilizar ese dinero y cuando es injustificable. Por eso es importante que antes de echar mano de este fondo te preguntes 

si el gasto es inesperado.

si el gasto es realmente necesario.

si el gasto es realmente urgente.

Si las respuestas son afirmativas, no hay duda que estás ante una situación de emergencia. Si por el contrario alguna de las respuestas es negativa, piensa que quizás este gasto no sea una emergencia.

Para hacer un uso responsable del fondo de emergencia te puede a ayudar tener una lista por escrito con aquellas situaciones que consideras emergencias y aquellas que no lo son son bajo ningún contexto.

Recuerda que una vez que el fondo de emergencia ha sido utilizado, total o parcialmente es imprescindible volver a reponerlo cuanto antes a fin de estar protegido contra futuras contingencias.

3. ¿Como construir un fondo de emergencia?

La vida está llena de altibajos, y estos vienen con costes asociados a ella que muchas veces ni siquiera somos capaces de imaginar. Por fortuna con nuestro fondo de emergencia las consecuencias de estos altibajos van a ser más llevaderas.

Anteriormente hemos dicho que la cuantía de nuestro fondo de emergencia tendría que ser entre 3 y 6 meses de nuestros gastos mensuales. Ahorrar esta cantidad puede suponer sangre, sudor y lágrimas, especialmente si tenemos deudas.

Si este es tu caso, es recomendable antes de alcanzar ahorrar esta suma de dinero empieces ahorrando 1000 euros, y entonces centres tus esfuerzos en reducir la deuda. Una vez que hayas salido de la deuda, sigue ahorrando hasta construir tu fondo de emergencia.

Para construir tu fondo de emergencia es imprescindible empezar a dedicar una cantidad mensual de tus ingresos a esta partida. Tener un plan o presupuesto personal te puede ayudar. De esta manera sab´rás qué cantidades tienes que ahorrar cada mes y durante cuanto tiempo para construir tu fondo personal.

Te invito a descubrir qué es un presupuesto personal, cómo te puede ayudar a alcanzar tus metas financieras, entre ellas construir un fondo de emergencia, y como construirlo en la siguiente entrada de este blog.

 

¿Te gusta este blog? Ayúdame a darle la máxima difusión posible en
FACEBOOK
TWITTER
YOUTUBE
LinkedIn